jueves, 30 de abril de 2009

Ilustraciones historiadas III

 

La siguiente historia no es mía, es una colaboración… Yo hice la ilustración pero la historia la escribió Rebeca (la veréis comentando por aquí así que no os doy mas detalles). Espero que os guste y… COMENTAD MALDITOS!!!!

(Muchas gracias REBECA!!!)

Roxanne

pareja 2 copia

La agonía le oprimía el pecho. Llevaba mucho tiempo corriendo, tanto, que no podía recordar cuando empezó. Apenas si recordaba lo que pasó, lo que la impulsó a correr. Un fuerte viento le golpeaba la cara y el olor musgoso de la humedad le invadió los pulmones.

Corría.

El tacto suave de unas manos, desabrochando hábilmente su camisa. Calientes, curiosas. - ¿Hasta dónde me vas a dejar llegar?

El repentino recuerdo de un olor dulce, excitante, asaltó su cerebro. – ¿Pero qué…? Sus pies descalzos resonaban rítmicamente sobre el asfalto.

Las mismas manos, palpando sin cuidado sobre su pantalón. - Estás muy húmeda cariño… Déjame que vea cómo solucionarlo. Notaba cómo la excitación iba extendiéndose como un relámpago por todo su cuerpo.

- ¿Qué coño ha pasado? ¿…Por qué sigo corriendo?

Su cuerpo desnudo, sus brazos acariciando una espalda cuyos relieves le eran desconocidos, acercando su fuente de placer, sintiendo el contacto húmedo y cálido de unos labios contra su piel. – Q..Quiero más…

El restallar de un trueno. Giró la cabeza. La calle estaba desierta, salvo por una cortina de agua que comenzó a extenderse desde el final de la calle. Siguió corriendo sin saber por qué. Una sensación insistente y palpitante comenzó a crecer entre sus piernas. Ahora que empezaba a recordar, quería más…

Una fuerte presión… Un calor inusual impulsándose desde su vientre por todo su cuerpo…

La lluvia le dio alcance y cientos de gotas restallaban enérgicamente contra su cuerpo, creando pequeñas oquedades que desaparecían tan pronto como emergían…

…creciendo a oleadas, una y otra vez, con aquellas manos firmes en sus caderas…

…y contra su ropa, que a cada paso que daba se humedecía más y más…

… mientras su columna se arqueaba y sus labios formaban una perfecta ‘O’…

. . .

. . .

Su cara se contrajo en una mueca de placer. El olor a humedad era cada vez más intenso. Pasó la lengua por sus labios, resecos pese a la lluvia, y detectó en ellos un suave sabor a sal. Temblaba, aun sin darse cuenta de aquello a lo que se estaba aproximando. Aún corría, y mientras lo hacía abrió los ojos, a tiempo de ver lo que parecía un enorme y arqueado pico negro, cerniéndose sobre ella. La niebla lo cubrió todo. Lo último que escuchó fue el chasquido de su pecho cediendo contra el asfalto.

3 comentarios:

Undroydproject dijo...

Un relato muy.... erótico y con un final digno de tal blog!!! Muchas gracias por tu colaboración! (me han encantado las descripciones saladas y húmedas)

Azathoth dijo...

Un texto explendido. Sensual con un final cambiante (si, el comentario es similar al de arriba ¬¬) y el dibujo fabuloso.

Sentei dijo...

Es genial, como siempre. Te hace sentir la misma incertidumbre que a la protagonista y ademas tiene un final inesperado. Qué mas se puede pedir??